¿QUÉ CAMBIA EN TU VIDA AL SER MADRE?

La maternidad te cambia la vida

Ser madre lo cambia todo

Hay un antes y un después en tu vida cuando tienes hijos

¿Cuántas veces has escuchado este tipo de expresiones? ¿Estás de acuerdo con ellas? ¿Las has dicho alguna vez?

Lo cierto es que cada maternidad es distinta, cada mujer la vivimos de una forma e incluso una misma mujer puede tener experiencias muy diferentes con cada uno de sus hijos. Tu entorno, tus circunstancias y tu propia experiencia vital pueden influir considerablemente en tu vivencia de la maternidad.

Qué cambia en tu vida al ser madre

No obstante, es indiscutible que ser madre trae muchos cambios a la vida de cualquier mujer. También a la de los padres, claro está, aunque hay algunos que son más específicos de las mujeres. Y pese a que este tipo de expresiones que te comentaba al principio se escuchan mucho, pienso que nuestra sociedad sigue sin tener la suficiente consciencia de la dimensión real que tienen estos cambios. Creo que no se visibilizan lo suficiente, que tendemos a restarle importancia y que ni siquiera nosotras mismas le damos el valor que tienen. Y creo que muchas veces, cuando decidimos convertirnos en madres, no somos realmente conscientes de las implicaciones de nuestra decisión.

Por eso en este artículo quiero reflexionar contigo sobre el impacto real que supone convertirse en madre y que pongamos consciencia, juntas, a los diferentes cambios que la maternidad trae a nuestras vidas.

1. Cambio hormonal

En primer lugar, cambian tus hormonas. De hecho, los impactos hormonal y emocional de la maternidad son tales que se habla de una “matrescencia” en referencia a sus similitudes con los que experimentamos durante la adolescencia.

La Oxitocina juega un papel muy importante. Esta hormona se genera en grandes cantidades durante el postparto, cuando amamantas o al tener a tu bebé en brazos, por ejemplo. Y es la responsable de ese enamoramiento que sientes hacia tu retoño. Hace que te enfoques en su cuidado por encima de cualquier otra cosa y también que tengas la sensibilidad a flor de piel. En algunos casos, este cambio hormonal puede derivar en trastornos importantes, como la depresión postparto. Según las estadísticas, hasta 1 de cada 5 mujeres experimentan algún tipo trastorno del estado de ánimo y de ansiedad en el período perinatal (Perinatal Mood and Anxiety Disorders, PMAD).

Si te interesa este tema, te recomiendo que escuches la charla TED de Alexandra Sacks “Una nueva forma de pensar la transición hacia la maternidad”

Charla TED de Alexandra Sacks: “Una nueva forma de pensar la transición hacia la maternidad”

2. Cambio de hábitos

En segundo lugar, es indiscutible que ser madre supone una importante ruptura en tus rutinas anteriores, un cambio de hábitos radical. Es un parón en toda regla, después del parto dedicas casi el 100% de tu tiempo y energía al cuidado del bebé. Durante un tiempo más o menos prolongado dejas de trabajar, eliminas o adaptas tus formas de ocio, pasas mucho más tiempo en casa, reduces tu vida social, etc. Tal es así, que en estos tiempos extraños que vivimos, muchas madres hemos experimentado el confinamiento con la sensación de haber vivido ya algo parecido en nuestro postparto.

3. Cambios en la pareja

Por supuesto, se ve afectada también tu relación de pareja. Pasáis de ser dos a ser tres y el último en llegar se convierte en el más importante. Cada uno tiene un nuevo rol en la familia y necesita reubicarse. Muchas veces, las parejas se distancian, el sexo se interrumpe, la comunicación se deteriora. Son muchos los casos de divorcios poco tiempo después del nacimiento de un bebé, aunque también es cierto que muchas parejas salen reforzadas después de esta experiencia. 

4. Nuevas prioridades

Y es que con la maternidad experimentas también un cambio importante en tu escala de prioridades. Tu bebé pasa situarse en lo más alto de la lista y ello requiere hacer reajustes en el resto de elementos a los que les das valor. Tu carrera profesional, tu pareja, tus amistades, etc. se ven desplazadas en mayor o menor medida por el espacio tan grande que ahora ocupa en tu vida tu hijo o hija.

5. Cansancio

Por otro lado, tu nivel de energía se ve afectado. Ser madre, sobre todo al principio, puede ser realmente agotador. Acumulas mucho cansancio, tanto físico como mental. Empezando por la recuperación física y psicológica del propio parto y sumándole la falta de sueño y la alta dedicación que exige cuidar a un bebe tan dependiente de su madre en un principio.

Los días pueden convertirse en una sucesión de alimentar, cambiar, acunar, bañar, etc. en el que no tiene cabida el descanso, en el que te puede parecer imposible sacar un ratito para cuidarte tú.

6. Expectativas no satisfechas

Puede decirse también, sin miedo a exagerar, que la maternidad cambia tu realidad. Vas descubriendo que todas esas expectativas que tenías sobre cómo iban a ser tus inicios como madre, cómo te ibas a sentir, como lo ibas a vivir, poco tenían que ver con la realidad que has experimentado.

Es muy habitual que llegues a este momento con una visión idealizada de la maternidad que dista mucho de la realidad que finalmente te encuentras.

7. Consciencia social

El punto anterior, esa ruptura de expectativas, está muy relacionada también con la toma de consciencia social que experimentas con la maternidad. Ser madre te abre los ojos a una realidad que antes no era visible del todo.

Por ejemplo, te das cuenta de cuál es el rol social de la maternidad y lo desvalorizada que está. Te haces muy consciente de cuánto nos queda aún por conquistar en materia de conciliación y corresponsabilidad. Descubres que ser madre muchas veces implica perder valor en el mercado laboral o incluso quedar excluida. Observas que la maternidad real es un tabú del que nadie habla y que hay muchos estereotipos sobre la figura materna que nada tienen que ver con la realidad.

8. El espejo de tus hijos

Y por si fuera poco, al ser madres encuentras un nuevo reflejo en tus hijos. Te hacen de espejo, obligándote a viajar a tu propia infancia y revivir esas sombras que tenías guardadas en tu interior. Todos esos asuntos pendientes que aún no habías terminado de sanar, toda esa carga psicológica que llevas en tu mochila de vida, resurge de sus cenizas con la maternidad. Y esto, dependiendo del caso, puede llegar a tener un impacto enorme en tu vida.

Hay un libro muy conocido que habla de este tema y que a mí me ayudo mucho en su momento: “La maternidad y el encuentro con la propia sombra” de Laura Gutman.

Libro "La maternidad y el encuentro con la propia sombra" de Laura Gutman
La maternidad y el encuentro con la propia sombra. Laura Gutman.

En definitiva, la maternidad es una suma de cambios que acaba cambiándote a tí. Es descubrimiento y transformación. Toda una crisis de vida. Toda una oportunidad para redescubrirte a ti misma y replantearte tu vida, para ganar consciencia y crecer como persona.

¿Alguna vez te habías parado a pensar en todos esos cambios que has vivido al ser madre? ¿A que vistos así, todos juntos, lo que parece imposible es que pasemos por la maternidad como si tal cosa?

Pues eso, que sí es para tanto. Que la maternidad nos cambia la vida y debemos darle a esta etapa la importancia y el valor que se merece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .