¿CÓMO AFRONTAR EL MIEDO A LA INCERTIDUMBRE?

¿Sabías que el 90% de las cosas por las que nos preocupamos nunca pasan?

Son fruto de nuestro miedo, que no es más que un mecanismo primario de defensa del ser humano para garantizar nuestra supervivencia.

Personalmente, cuando entendí esto, pude liberarme de gran parte de la influencia que ejercía sobre mí el miedo. Porque entendí que la mayoría de los peligros de los que me advierte no son tan reales, ya no hay depredadores de los que tengamos que huir ni estamos tan expuestos a peligros de vida o muerte como lo pudo estar nuestra especie en un origen.

El 90% de las cosas por las que te preocupas nunca pasan

Sentimos miedo ante lo desconocido, lo vemos como una amenaza porque no sabemos como funciona o porque tenemos algún recuerdo relacionado que nos activa las alarmas.

Tenemos la tendencia de pensar en todo lo malo que puede pasar cuando tomamos una decisión y muchas veces nos olvidamos de lo bueno que también nos podría traer. Y no solo eso, tendemos a exagerar los posibles riesgos.


“Cuando recuerdo todas estas preocupaciones, recuerdo la historia del anciano que dijo en su lecho de muerte que había tenido muchos problemas en su vida, la mayoría de los cuales nunca habían sucedido”. 

Winston Churchill.

El miedo a vivir debajo de un puente

Hace un tiempo, escuchando una de las conferencias de Sergio Fernández, me hizo darme cuenta de un miedo muy común que tenemos respecto al dinero y a cómo lo ganamos, y que creo que solemos exagerar. Y es el miedo a que nuestro emprendimiento no vaya bien, o que perdamos nuestro trabajo. En definitiva, a que perdamos nuestra fuente de ingresos.

Prácticamente nos visualizamos debajo de un puente, sin nada que comer, solos y acabados para siempre. Y nos olvidamos de que tenemos una red de apoyo, de que seguimos teniendo capacidades para empezar de nuevo y volver a generar ingresos. Y normalmente lo peor que puede pasar es que durante un tiempo tengamos que pedir ayuda a algún familiar o amigo.

Miedo a vivir debajo de un puente
Photo by Josh Felise from StockSnap

Por eso, ante este tipo de situaciones que nos dan mucho miedo hasta el punto de sentirnos bloqueados, es un buen ejercicio preguntarse ¿qué es lo peor que puede pasar? Y respondernos de forma realista, sin dramatizar.

Si pierdo mi ingreso ¿Podría subsistir un tiempo con lo que tengo ahorrado hasta generar uno nuevo? ¿A quién podría pedir ayuda? ¿Podría vender alguna cosa para tener un fondo extra? ¿Mudarme a una casa más barata quizás? ¿Conozco alguna alternativa para empezar a ganar dinero otra vez? ¿Cuánto podría tardar en conseguirlo?


Vivir desde el miedo

¿Te das cuenta de que volvemos una vez más a hablar de mentalidad? Piénsalo, ¿En qué sueles poner el foco? ¿En lo que puede salir mal? ¿O en lo que puedes conseguir? Es la dicotomía de la que te hablé en un artículo anterior del blog entre vivir desde el miedo o desde el amor, entre tener una mentalidad de escasez o una de abundancia. Y, créeme, la vida se disfruta mucho más cuando nos movemos en ella desde el amor y la ilusión.

Y no solo eso. Elegir vivirla desde el miedo, desde la preocupación constante por todo lo que puede pasar, desde el recuerdo negativo de todo lo que salió mal, tiene efectos muy perjudiciales para nuestra salud. Porque, como dice la doctora Marian Rojas Estapé en su libro “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”: “Tu mente y tu cuerpo no distinguen lo que es real de lo que es imaginario” y “las preocupaciones o la sensación de peligro prolongada -real o imaginario- pueden aumentar los niveles de cortisol hasta un 50 por 100 por encima de lo recomendable”.

CÓMO HACER QUE TE PASEN COSAS BUENAS

DRA. MARIAN ROJAS ESTAPÉ


Un ejercicio de toma de consciencia

Si eres de las que como yo escribe para descargar pensamientos y aclarar ideas, haz el ejercicio de revisar aquello que te preocupaba hace un tiempo. Coge tu cuaderno de hace un año y ve pasando hojas.

  • ¿Cuántas de tus preocupaciones se han cumplido?
  • ¿Cuántas se han resuelto mejor de lo que esperabas?
  • ¿Qué has hecho en cada caso?
  • ¿Hay alguna en la que estés atascada?

Es un buen ejercicio para hacer balance de vez en cuando. Ideal ahora que se acerca fin de año. Porque quizás tengas la sensación de no haber hecho lo suficiente, de no haber tenido un año productivo, de no haber logrado tus metas.

Y sin embargo, estoy convencida de que si echas la vista atrás y haces este ejercicio vas a identificar avances y logros que has conquistado progresivamente a lo largo del año y que no te has reconocido. Y vas a ver que la mayoría de tus miedos y preocupaciones nunca llegaron a materializarse y si lo hicieron no fueron tan terribles como imaginabas en tu cabeza. Detente y toma consciencia del camino recorrido.


El preocupante 2020

Y no puedo dejar de hacer referencia a este año complejo que estamos cerrando, en el que si ha habido un sentimiento común en todas nosotras ha sido precisamente la preocupación y el miedo por lo que está por venir. Un sentimiento que nos sigue acompañando y no sabemos cuánto tiempo se seguirá respirando en el ambiente.

Por eso, en estos momentos, más que nunca, nos puede ser útil hacer esta reflexión. No podemos controlar casi nada de lo que está pasando. Sólo lo que hacemos nosotras. Y, ojo, que no digo que no puedas vivir tu duelo y transitar todas las emociones que esto te genera, es necesario. Pero intenta no quedarte ahí.

¿Te has dado cuenta de que en medio de esta crisis brutal hay gente que está haciendo cambios brillantes en sus negocios, reinvenciones exitosas, iniciativas sorprendentes que están funcionando muy bien? Desde empresas de organización de eventos que ahora venden packs para fiestas de cumpleaños a domicilio, a los gimnasios que ofrecen ejercicios personalizados online e incluso formaciones sobre alimentación saludable. ¿Sabías que Airbnb ha empezado a ofrecer experiencias virtuales (meditación, clases de cocina, etc.)? Hay montones de ejemplos de este tipo.

Y lo que diferencia a las personas que hay detrás de esas reinvenciones exitosas es que han pasado rápido del preocuparse al ocuparse. No quiere decir que no se preocupen, quizás incluso lo hacen tanto que son de los que tienen un plan B, un plan C y un plan d para las dificultades que pueden venir. Pero la clave es que se centran en lo que pueden controlar y pasan rápidamente a la acción.


 “Hay una gran diferencia entre «preocupado por la preocupación» y «preocupación». Una persona preocupada por la preocupación ve un problema y una persona preocupada resuelve un problema”. 

Harold Stephen.

¿Qué tal si empiezas a preocuparte menos y ocuparte más?

Cuando tengas un problema, una dificultad o, en definitiva, algo que te preocupe, lo más efectivo qué puedes hacer para salir del atasco y dejar de darle vueltas en tu cabeza es pasar a la acción.

Pregúntate qué puedes hacer tú para mejorar esa situación, para acercarte al resultado que quieres conseguir, para solucionar el problema. Y hazlo.

Solo preocupándote, sólo regodeándote en tu desdicha, solo imaginando todo lo malo que está por venir, no vas a cambiar nada. Concéntrate en hacer eso, por pequeño que sea, que depende de ti y crees que puede ayudar a mejorar las cosas.

Quizás no se te ocurra nada. Quizás la acción que debas tomar sea pedir ayuda. También está bien. Hazlo. No estás sola y seguro que otras personas que lo ven desde fuera te pueden aportar nuevas ideas y darte el apoyo que necesitas.


Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los siguientes y todas las novedades que vienen en Maternidad Exponencial, no olvides suscribirte a la newsletter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .