Maite R. Lupiáñez

Me presento, soy Maite, la creadora de Maternidad Exponencial.

Hace unos años te habría dicho que soy economista y que llevo quince años trabajando en consultoría. Y es verdad. Sin embargo, ahora prefiero definirme como una mujer emprendedora, mamá de dos, que ha puesto su vida patas arriba para ser fiel a su esencia.

Una madre redescubierta en mujer y reinventada en emprendedora”

La maternidad me pegó fuerte, hasta el punto de que me perdí un poco a mí misma. Y entonces tuve que buscarme de nuevo, y encontré cosas que no sabía que tenía dentro. Me redescubrí y todo a mi alrededor cambió.

Durante un tiempo viví desbordada. Todo eran responsabilidades y culpa. Cuando trabajaba, porque desatendía a mis hijas. Cuando estaba con mis hijas, porque tendría que estar trabajando. Y ni te cuento cuando simplemente me tomaba un descanso: mala madre, mala profesional, poco productiva, egoísta, irresponsable y tantas cosas más.

Ha sido un proceso largo, pero en estos años me he reconciliado con mi vida. Y ahora en ella tienen cabida mis hijas y mi profesión, y sobre todo, tengo cabida yo.

“Ahora en mi vida tienen cabida mis hijas y mi profesión y, sobre todo, tengo cabida yo”

No solo he cambiado mi mentalidad, también mis hábitos y mi relación con el dinero. Sí, he dicho dinero. Porque conciliar maternidad y trabajo es también una cuestión de dinero. Porque cuando te sientes en la obligación de trabajar para conseguir dinero, para mantener a tu familia ahora que eres madre, es normal que sientas que vendes el tiempo que querrías dedicarle a tus hijos. Y así, es difícil encontrar un equilibrio.

“Conciliar maternidad y trabajo también es una cuestión de dinero”

Asique, además de cambiar yo y cambiar la forma en que vivo mi maternidad, he cambiado mi economía. Hace unos años, y por una suerte de coincidencias, cayó en mis manos el libro “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki y me di cuenta de que, pese a ser economista, sabía muy poco de dinero. Desde entonces no he podido parar de formarme en este sentido. He derribado muchísimas creencias que tenía sobre el dinero y he aprendido mucho sobre abundancia y emprendimiento. Y todo ello lo he aplicado, me he puesto manos a la obra y he ordenado mis finanzas y las de mi negocio.

Y he de decirte que no hay mayor herramienta para romper todos esos techos a los que nos enfrentamos las mujeres, y en particular las madres, que aprender a pensar diferente de como nos han enseñado en cuanto a nuestro rol en la sociedad y también en cuanto a cómo funciona el dinero. Eso, y hacer piña, construir tribu, ser sororas y ayudarnos unas a otras.

“Unidas, cuestionando creencias, y dominando nuestras finanzas, no hay techo que nos detenga”

Ahora vivo más tranquila, confío en mi vida, disfruto de mi maternidad y también de mi proyecto profesional.

Y estoy aquí para compartir contigo todo lo que he aprendido, para que tú también puedas liderar tu vida y tu negocio y vivir desde la abundancia, en tu propio equilibrio.

¿TE INTERESA?

Apúntate a la comunidad de Maternidad Exponencial y serás la primera en enterarte de todas las novedades